Nueva vida

Ya hace más de un mes que estoy en Bahia Blanca, y la verdad es que todavía me cuesta acomodarme con algunas cosas.

Es muy lindo recibir el afecto de tanta gente; Erick estaba preocupado de lo que podría pasar una vez que llegamos a la ciudad, y recibio lo mismo que él da, amor.

Sigue siendo muy positiva la reacción de la gente conocida y desconocida, puedo decir que él se siente como en SU casa.

Igualmente no quiero hablar de Erick hoy, tal vez en unas semanas suba un video con lo que fue nuestra navidad, pero quiero dejar pasar un tiempito más.

Hoy el tema es Ndoombo.

Creo que se deben acordar de ese nombre, es la zona donde Erick nació.

Sigo en contacto con la gente de allá, con Daniel y Bishop,  quedé con el compromiso de ayudarlos a la distancia, como pueda. Así fue que con mi amigo de toda la vida, Sebastián, hicimos la página web de este centro que ayuda a más de 60 familias.

La página es: WWW.NDOOMBO.ORG

Es un sitio sencillo que trata de contar brevemente de que se trata el lugar, qué hacen, a quienes ayudan, programa de voluntariado, etc. Todo esto acompañado con fotos y videos que tomé durante mi estadía allí.

Mi compromiso fue el de hacerles la página web y hacerme cargo de los voluntarios que pregunten para ir allá, así yo puedo contarles la experiencia y con que se van a encontrar, toda la realidad y sin vueltas.

Una de las cosas que más me dolió fue ver que muchos de los orfanatos eran un negocio, donde la cara del chico sucio era la vidriera y eso servía de puente para sacar ventaja sobre los voluntarios y/o turistas. Donde el voluntario tenía que pagar para ir a ayudar.

Lo que propuse es que los voluntariados sean “a cambio”; es decir, vas de voluntario de manera gratuita (pieza y comida) y a cambio presentás un proyecto de lo que pienses que puedas ayudar, por el tiempo que puedas y lo realizás.

Yo desde acá coordinaré con los responsables de Ndoombo para hacerles las cosas más sencillas porque ellos son de perderse en las ideas y para esto hace falta acción.

Algo que me tiene preocupado es el tema de la apertura del colegio en Ndoombo, ellos me piden que consiga US$ 1.200 para revestir una construcción de madera que tienen para crear Class I y Class II, y así poder comenzar a hacer las inspecciones correspondientes para su habilitación y empezar a dar clases.

El tema de conseguir el dinero no lo veo como un problema.

El tema es la distancia. Si se envía ese dinero y no se realiza lo estipulado, o se “pierde” en el camino.

El que va a conseguir lo necesario soy yo, por ende, si ese dinero no se utiliza para lo proyectado, es mi persona la que queda en deuda con los que ayudaron.

No quiero ser abogado del diablo.

Realmente no creo que en Ndoombo sean así, igualmente soy precavido, fui muy claros con ellos, a la primera que vea que algo no es transparente o claro, retiro mi ayuda.

Tengo mis ojos allá, mi gente de confianza que va a controlar que todo se haga como lo planeamos.

Sigo creyendo en la gente, y que el cambio depende de cada uno.

20141108_213810