Otro “torito”

No muchos saben la historia de Matías Aimeti, alias “torito”, un chico de Firmat, provincia de Santa fé.

En el año 2005, estuve a prestamo por 1 año en el club Argentino de Firmat, debo decir que en lo deportivo fui muy irregular, pero en cuanto a lo humano hubo muchas personas que me marcaron, una de ellas fue el “torito”.

De familia muy humilde, y con un corazón gigante, ese es el recuerdo que tengo de él. En mi estadía trate de ayudarlo con lo que pude, con lo que estaba a mi alcance, habitos de limpieza, de lectura, y hasta de modales. Fue una experiencia muy linda, yo tenía tan solo 20 años.

¿A qué viene todo este recuerdo, 9 años después y estando tan lejos?

Es que encontré a otro “torito”, se llama Eric, tiene 10 años. Es un chico que no es del orfanato, vive a casi 4 km de Peace Matunda y viene todos los días hasta acá para pasar la tarde con nosotros.

Lo conocí en la primer recorrida que hice del lugar en donde vivo, cerca de Ubungo, donde me acompaño cual lazarillo durante todo el trayecto. A partir de ese día aparece después de las 16hs para jugar con nosotros y además suele disfrutar de un buen plato de comida.

A medida que fueron pasando los días les empecé a preguntar a los chicos de Peace Matunda más datos sobre él, pero nadie sabía nada, hasta ayer, que le pedí a Faraja (el más grande del orfanato, tiene 16) que oficie de traductor ya que el “torito” no habla ingles. Para resumir, Eric no tiene papá, va a una escuela estatal cuando no tiene que ir trabajar (cortando troncos y llevandolos a distintos lugares) y carece de todo lo que uno se pueda imaginar.

El vinculo ya está creado con Eric, es otra marca fuerte en mi vida, con su sola presencia me ayudó a replantearme ciertas cosas, como alguna vez lo hizo Matías “torito” Aimeti.

Ahora si, con ustedes el “Torito” Eric:

 

4 thoughts on “Otro “torito””

  1. Querido sobrino Yoghurtu Nghe:
    Cada vez que me siento a comentar en tu página se me ocurren mil pavadas para decir, como la del encabezamiento.
    Me cuesta bastante abstraerme de todos los chistes tontos que hacíamos a la mañana antes de salir a filmar “urgencias”.
    Leo con mucha alegría cada una de tus publicaciones, y las espero con la misma impaciencia con la que esperaba,(por citar un ejemplo), un nuevo capítulo de Los Simuladores, serie que me encantaba.
    Santos, Ravenna, Medina y Lampone, eran personajes de ficción.
    Pero Eric no lo es.
    Como tampoco lo son ninguno de los demás nuevos amigos de los que seguramente te habrás aprendido sus nombres al segundo día de llegar a Peace Matunda.
    Supongo que debe ser eso lo que le agrega una emoción extra a tus relatos, y lo que también hace que los espere con ansiedad.
    Los personajes de mi serie favorita solucionaban problemas domésticos, mezclando altruísmo con creatividad.
    No es muy diferente a lo que encuentro por acá.
    La única (gran) diferencia, es que esto es real.
    Te mando un gran abrazo, y te agradezco por compartir un pedacito de tu nueva aventura, quizas la más real de todas las que te imaginaste.

    Tuyo, tu tío Oblongo.

    PD (Tenía que terminar con una pavada para que no te pongas nostálgico, sensiblero y mariconazo)

    PD 2 La clase de español está muy bien, pero sincerate con los niños y contáles que vos no saludabas así.
    Vos decías “Holiiiiiis”

    1. Querido tío Oblongo:

      Gracias por estar presente una vez más Gabi, le doy un gran valor a la presencia de la gente querida en este momento distinto que elegí vivir.
      Voy a ver si durante el fin de semana puedo llevar a cabo una idea que involucra a Eric. En cuanto tenga el resultado lo voy a hacer público mediante la página.
      Sigo muy feliz y lleno de energía.

      Abrazo grande querido amigo,

      Yoghurtu

    1. Joaco, que bueno encontrarte por acá. Gracias por tu comentario, estoy seguro de que tus palabras me quedan grandes. Todavia me queda bastante camino por recorrer, seguiré escribiendo sobre lo más saliente del viaje. Abrazo grande y saludos a la gente del 9!

Comments are closed.