Nueva vida

Ya hace más de un mes que estoy en Bahia Blanca, y la verdad es que todavía me cuesta acomodarme con algunas cosas.

Es muy lindo recibir el afecto de tanta gente; Erick estaba preocupado de lo que podría pasar una vez que llegamos a la ciudad, y recibio lo mismo que él da, amor.

Sigue siendo muy positiva la reacción de la gente conocida y desconocida, puedo decir que él se siente como en SU casa.

Continue reading